BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




martes, 30 de septiembre de 2014

¡Oh, noche de soledad, de dolor, de sufrimiento!

¡Oh, noche de soledad, de dolor, de sufrimiento!

CONCEPCIÓN (CONCHITA) CABRERA DE ARMIDA (1862-1937)
concepcion_cabrera

Tomado del Libro:
“CONCHITA, Diario Espiritual de una Madre de Familia”
Escrito por: Fr. Marie-Michel Philipon, O.P.


Capítulo III
Viuda
“¡Oh, noche de soledad, de dolor, de sufrimiento…!”

1. La Muerte de mi Esposo

“El día 17 a las siete menos cinco minutos de la noche se llevó el Señor a mi esposo que me había dado en la tierra durante dieciséis años, diez meses y nueve días. El Señor me lo dio, el Señor me lo quitó ¡Bendito sea su santo Nombre! Aquella horrible puñalada de la noche del 11, en la cual entendía sin querer entender, que el Señor me pedía el sacrificio de la vida de mi marido, al cual el espíritu estaba pronto mas el corazón de carne luchaba y se resistía: aquel dolor dentro del cual, postrada, me ofrecí a la divina Voluntad, continuó, continuó creciendo a la vez que yo comprendía y veía las realidades del sacrificio.

“¡Cuántas luchas, cuántas penas, cuánto sufrimiento! Aquella daga me traspasaba el alma sin lenitivo, sin consuelo. Aquella noche me presentó el Señor el cáliz y trago a trago me hizo apurarlo hasta las heces.
“Todos aquellos días me lo iba a traer del Sagrario a que me ayudara y fortaleciera, ¡Oh! si no hubiera sido por Él mi grande debilidad hubiera sucumbido. Veía, palpaba por momentos, que perdía la vida mi marido, y cómo fue modelo de esposos, de padres y de caballeros, cómo tan fino y delicado había sido para conmigo, tan respetuoso en sus actos, tan cristiano en sus pensamientos, tan honrado y cumplido en todas sus obras, ¡Oh, Dios mío!, mi corazón se despedazaba de pena y a fin de remordimientos por haberle guardado los secretos de mi espíritu. A la vez que veía más próxima su separación, crecía, se agigantaba el cariño de mi corazón. Sentía yo que no tenía cabeza, ni fe, ni razón, sino tan solo corazón. Sentía como horror a la vida espiritual… ¡Qué días, qué horas, qué noches!…
“¡Oh, gracia del Señor de lo que eres capaz! Cierto que yo no hacía durante todos aquellos días, ni podía hacer más oración que ésta: “Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo”, pero desde aquel momento sentí la fortaleza del Espíritu Santo para aceptar con serenidad el terrible golpe que venía directo a partirme el corazón, y a arrancar el padre a mis hijos”. (Diario T. 17, pp. 213-218, 27 septiembre 1901).
“Ya con anticipación me había ocupado de que se confesara y de que recibiera el santo viático… Le recé muchas veces las oraciones de los agonizantes, la recomendación del alma; lo exhorté cuanto pude hasta el instante de su muerte, con jaculatorias, actos de contrición, actos de amor y de fe y de esperanza, infundiéndole valor y confianza, que mil veces repetí con toda mi alma. Así pasé horas hasta que expiró, sufriendo con él mi corazón en su terrible agonía, asfixia y dolor. Pero no, no era yo sola la que entonces sufría, sino Dios conmigo, el cual me sostenía.
“Cuatro de mis hijos, los mayorcitos, rodeaban su cama hasta verlo morir. Impuse silencio en momentos tan solemnes y dos sacerdotes lo absolvieron. En seguida recé la estación de los difuntos, ¡Oh, Dios mío! lo que mi corazón sintió sólo Tú lo sabes. Luego inmediatamente ahí, de rodillas, ofrecí al Señor con todo mi corazón la perpetua castidad y pureza.
“Después le pedí perdón de cuanto lo hubiera ofendido, y ya que él veía todas las cosas, me pareció que comprendería el porqué de mis secretos espirituales para con él. Después de la extremaunción hice que aconsejara y bendijera a cada uno de sus ocho hijos y después se la pedí para mí, pidiéndonos ambos perdón. Y también, después que expiró, fueron uno a uno todos sus hijos e hice que me ofrecieran, ante el cadáver de su padre, ser buenos e imitar sus virtudes para tener una buena muerte. Después con mi hijo mayor bajamos a la caja al que fue mi compañero.
“¡Oh, noche de soledad, de dolor, de sufrimiento!” (Diario T. 17, pp. 219-221, 27 septiembre 1901).
2. Visita al Cementerio
“Día penosísimo para mi corazón de esposa y madre. Era el santo de mi esposo. Hice el acto, venciendo a la naturaleza, de ir a su sepulcro con mis hijos y pasar ahí la mañana, junto a sus despojos, rezando y llorando. Me acordé de cuando el Señor lloró por Lázaro…¡Qué realidades, Dios mío, qué puntos de meditación, qué terrible y seria es la muerte! Ahí se pesa el tiempo y la eternidad, el bien y el mal, lo fugitivo y transitorio con lo real y eterno. ¡Oh, Dios mío, Dios mío! Cuánto pensé, cuánto sufrí, cuánto entendí. Todavía está la tierra que cubre al que me fue tan querido, húmeda y recientemente removida. Las lágrimas de mis hijos y las mías mojaron aquella tierra de donde fuimos formados y a donde hemos de volver. Pasaron por mi imaginación, volando, a los años de mil recuerdos, penas, felicidad, ilusiones. Todo en un instante desvanecido como el humo por el soplo de la muerte. 

“¡Oh, qué efímera es la vida, qué corta nuestra existencia, qué cerca se encuentra el presente del pasado! ¿Qué hacemos cuando este tiempo no lo empleamos en solo Dios?” (Diario T. 17, pp. 241-242, 4 de octubre 1901).

3. “Ése fue mi Esposo”

“Muy bueno, cristiano, caballero, honrado, recto, inteligente y con un gran corazón. Sensible a cualquier desgracia, cariñoso conmigo, excelente padre que no tenía más distracción que sus hijos; eran su dicha y sufría mucho cuando se enfermaban. Era muy correcto en el vestir, muy fino en su trato, muy obsequioso conmigo, un hombre de hogar, muy sencillo y respetuoso y delicado. Tenía un carácter fuerte, enérgico, que con el tiempo se le endulzó. Me tenía grande confianza y con frecuencia me hablaba de sus negocios tomando mi opinión aunque nada valía. Era hombre de orden y metódico.

“Desde el día siguiente de casados hasta que murió me dejó ir a comulgar diariamente; cuando me casé le puse esta condición que cumplió. Me cuidaba los niños mientras yo volvía de la Iglesia y ya muy grave me decía: “Anda a comulgar”. Como quedaba enfrente la casa del templo de la Encarnación iba a la hora de la consagración y me volvía luego a su lado. Nunca me leía lo que escribía, que a veces me encontraba haciendo mis “Cuentas de Conciencia”. “Son cosas de espíritu que tú dices y yo no entiendo”, me decía.
“Tenía que condescender en ir al teatro y bailes con él algunas veces, (más en San Luis). Nunca iba solo.
“Le tenía mucho miedo a la muerte y leyéndole el Kempis a menudo le salía ese capítulo y creía que yo lo hacía de propósito. Dos años antes de su muerte sí sentí que pronto se moría y se lo dije, rogándole que hiciera más por su alma.
“Era un poco celoso. Cuando me enfermaba de gravead, que fueron varias ocasiones, él me asistía de día y de noche, sin querer persona que velara. Todos los domingos iba a la Villa a encomendarse a la Sma. Virgen de Guadalupe.
“Para morir hizo confesión general y su miedo a la muerte se cambió en un perfecto abandono a la divina voluntad. “Según yo, decía, es el momento que más falta hago a mis hijos, pero Dios sabe lo que hace, y yo sólo quiero su voluntad”. Desde ese instante me consagré a Dios para ser siempre toda suya, con la frente sobre la frente del que fue tan bueno conmigo”. (Autob. Pp. 379-381).

SAN MIGUEL ARCANGEL.....

El mal no puede estar en su presencia, y la situación es cada vez más grave en todo el mundo.

Por eso pedimos que luego de cada misa se rece la oración a San Miguel que antes se recitaba, y también que se recite privadamente en cada hogar una vez al día.


ORACIÓN A SAN MIGUEL ARCÁNGEL

San Miguel Arcángel,
defiéndenos en la batalla.
Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio.
Reprímale Dios, pedimos suplicantes,
y tú, Oh Príncipe de la milicia celestial,
arroja al infierno con el divino poder a satanás,
y a todos los espíritus malignos
que andan dispersos por el mundo
para la perdición de las almas. Amen.

LA HISTORIA DE ESTA ORACIÓN

En Octubre 13, 1884, el Papa León XIII, experimentó una visión horrible. Después de celebrar la Eucaristía se detuvo al pie del altar y quedo sumido en una realidad que solo él veía. Su rostro tenía expresión de horror y de impacto. Se fue palideciendo. Algo muy duro había visto. De repente, se incorporó, levantó su mano como saludando y se fue a su estudio privado. Lo siguieron y le preguntaron: ¿Que le sucede su Santidad? ¿Se siente mal?
El respondió:
“¡Oh, que imágenes tan terribles se me han permitido ver y escuchar!”, y se encerró en su oficina.
¿Qué vio León XIII?
“Vi demonios y oí sus crujidos, sus blasfemias, sus burlas. Oí la espeluznante voz de Satanás desafiando a Dios, diciendo que él podía destruir la Iglesia y llevar todo el mundo al infierno si se le daba suficiente tiempo y poder. Satanás pidió permiso a Dios de tener 100 años para poder influenciar al mundo como nunca antes había podido hacerlo”.
También León XIII pudo comprender que si el demonio no lograba cumplir su propósito en el tiempo permitido, sufriría una derrota humillante. Vio a San Miguel Arcángel aparecer y lanzar a Satanás con sus legiones en el abismo del infierno.
Después de media hora, llamó al Secretario para la Congregación de Ritos. Le entrego una hoja de papel y le ordeno que la enviara a todos los obispos del mundo indicando que bajo mandato tenía que ser recitada después de cada misa, la oración que ahí el había escrito.
En la primera oleada de cambios del post-Vaticano II – en lo que se conoce como la Prima Instructio – esta invocación magnífica y potente en que se pide que el arcángel arroje del cielo a Lucifer fue retirada de la Misa rezada en la Iglesia Católica junto con una lectura de un último Evangelio.
Fue en 1964 que la nueva norma se aprobó, y en 1968 que la nueva liturgia, menos la oración, fue autorizada. En la misma ventana cronológica de la eliminación de la oración de a San Miguel, se levantó la primera Iglesia de Satanás (1966) en los EE.UU. y la Biblia satánica tres años más tarde.
Desde ese momento, ¿qué hemos visto? Sacerdotes que han abandonado el sacerdocio. Bancos que quedaron vacios en los templos. Y ahora, el escándalo. Toda la sociedad, el cristianismo y en particular el segmento católico, se ha convertido en el foco de desdén en una cultura que se abrió a las legiones infernales.
La eliminación de la oración – junto con la eliminación casi total del exorcismo – permite el influjo de mal. En 1972, hablando a raíz del Concilio Vaticano II, el Papa Pablo VI dijo que “el humo de Satanás ha entrado por alguna fisura en el templo de Dios.”
Nuestros jóvenes desviados. Los sacerdotes fueron marginados. Incluso hay canciones dedicadas al diablo sonando en las radios. La televisión sustituyó a la majestad de la religión. Sexo libre. Drogas. Aborto. Promoción del matrimonio homosexual. En lugar de oración pública ahora había blasfemia pública.
Antes de la década de 1900, el cardenal suizo Gaspard Mermillod fue citado diciendo,
“cuando la base misma de la sociedad es sacudida como consecuencia de haber negado los derechos de Dios, debemos revivir la veneración de San Miguel y con él alzaron el grito victorioso: “¿Quién es como Dios? ‘”
Del mismo modo, San Francisco de Sales escribió:
“La veneración de San Miguel es el mejor remedio contra el desprecio de los derechos de Dios, contra la insubordinación, el escepticismo, y la infidelidad”
En 1994, el beato Papa Juan Pablo II volvió a instar a los fieles a seguir recitando la oración específicamente para la Iglesia cuando dijo:“aunque esta oración ya no es recitada al final de la misa, les pido a todos que no olviden de recitarla para obtener ayuda en la batalla contra las fuerzas de las tinieblas y contra el espíritu de este mundo”.
Recientemente, el padre Gabriel Amorth, el exorcista oficial de Roma, dijo que:
Creo que fue un error haber eliminado, sin un sustituto adecuado, la oración a San Miguel Arcángel que se solía recitar después de cada misa“.
Este año, el obispo de Peoria, EE.UU., Daniel R. Jenky, reinstauró en todos los templos de la diócesis la oración a San Miguel Arcángel, una oración “de guerra” que se usaba en EEUU durante la Guerra Fría para pedir por los cristianos perseguidos tras el Telón de Acero:
“…pido que cada parroquia, escuela, hospital, Centro Newman y casa religiosa de la diócesis inserte la Oración a San Miguel Arcángel entre las intercesiones generales del domingo, justo antes de su oración conclusiva”.

ORACIÓN A SAN MIGUEL ARCÁNGEL

San Miguel Arcángel,
defiéndenos en la batalla.
Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio.
Reprímale Dios, pedimos suplicantes,
y tú, Oh Príncipe de la milicia celestial,
arroja al infierno con el divino poder a satanás,
y a todos los espíritus malignos
que andan dispersos por el mundo
para la perdición de las almas. Amen.

Fuentes:

lunes, 29 de septiembre de 2014

Quienes nos rodean.

Quienes nos rodean.

A veces quisiéramos ir a evangelizar a tierra de misión como por ejemplo la China o el África, y no caemos en la cuenta de que alrededor nuestro hay personas que no conocen el Evangelio, o lo conocen mal.
También nos puede pasar que tenemos muchos amigos y conocidos en las redes sociales y en los contactos del celular, pero nos olvidamos de las personas cercanas, de carne y hueso, que están a nuestro lado o que son vecinos, y a los cuales no prestamos atención ni los socorremos si están en necesidad.
Hagamos un momento de reflexión y pensemos si no estamos excesivamente “metidos” en el mundo virtual, descuidando la caridad y misericordia para quienes sufren a nuestro alrededor.
Porque en definitiva Dios nos ha colocado en un lugar determinado en el planeta, y quiere que allí nos santifiquemos, con las personas que nos rodean, y la realidad que debemos vivir.
¿Qué diríamos de uno que se preocupe de hacer apostolado con los lejanos, pero que no lo hiciera con los más cercanos, los más prójimos? Diríamos que ese tal está muy equivocado, porque como bien dice el dicho popular: “La caridad bien entendida empieza por casa”. Es decir que hay que comenzar a evangelizar por el propio hogar, el barrio, la ciudad, el país y el mundo, en ese orden.
También es hora de que dejemos de mirar a cada momento nuestro celular o tablet, y veamos quiénes están a nuestro lado, qué necesitan de nosotros, para socorrerlos y practicar la caridad y la misericordia con ellos, con el consiguiente bien para nosotros y para nuestro entorno real.

VIDEOS VARIOS

COMUNIDAD CATÒLICA:

COMPARTO VIDEOS:

DEL DR RAFAEL ARANGO
 
"EL SUFRIMIENTO DEL MUNDO" (EL MUNDO A LA LUZ DE LAS PROFECÌAS CATÒLICAS)  SETIEMBRE 2014

SITIO: http://gloria.tv/media/ytniXMSiwJx   (52 MIN,)

DOCUMENTAL SOBRE EL BEATO FRANCISCANO FRAY JUNÍPERO SERRA, QUE MISIONÓ EN CALIFORNIA.(EE. UU.)

SITIO: http://gloria.tv/media/vfCp6MRhB23   (57 MIN.)

VIDA Y OBRA DE FRAY JUNÌPERO SERRA (OFM)


Fray Junípero Serra, fraile franciscano mallorquín, fue miembro destacado durante muchos años de la misión española en Veracruz, México. En 1768 formó parte de la expedición de la Cruz y la Espada, capitaneada por Gaspar de Portolà, para colonizar las tierras de California, la última gran conquista del Imperio español. Poco antes de que las colonias americanas firmasen la Declaración de Independencia de 1776, Fray Junípero Serra fundaba la pequeña misión conocida como la 'Misión Dolores', que con los años daría lugar a la ciudad de San Francisco.

El documental analiza la figura del misionero y su legado en la ciudad californiana. No en vano es el único personaje español que tiene una estatua al lado de los padres de la patria americana en el Capitolio. Además de dar a conocer la etapa más desconocida de su vida, aborda el encuentro entre dos civilizaciones: el reino de España y los pueblos indígenas de la costa oeste norteamericana.

La cinta mezcla una cuidada reconstrucción de algunos pasajes de la vida de Fray Junípero con entrevistas a personajes relevantes, como el antropólogo y escritor Albert Sánchez Piñol o el historiador Eduardo Lorca, y con imágenes sobre la actualidad de algunas misiones en California que muestran cómo se recuerda el legado del fraile mallorquín.

MIGUEL, GABRIEL Y RAFAEL, ARCÁNGELES

MIGUEL, GABRIEL Y RAFAEL, ARCÁNGELES


Arcángeles, los únicos cuyos nombres constan en la Biblia, 29 de septiembre.

Arcángeles

Martirologio Romano: Fiesta de los santos arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael. En el día de la dedicación de la basílica bajo el título de San Miguel, en la vía Salaria, a seis miliarios de Roma, se celebran juntamente los tres arcángeles, de quienes la Sagrada Escritura revela misiones singulares y que, sirviendo a Dios día y noche, y contemplando su rostro, a él glorifican sin cesar.

Son los nombres con que se presentan en la Sagrada Escritura estos tres príncipes de la corte celestial.

Miguel aparece en defensa de los intereses divinos ante la rebelión de los ángeles malos; Gabriel, enviado por el Señor a diferentes misiones, anunció a la Virgen Maria el misterio de la Encarnación del Hijo de Dios y su maternidad divina; Rafael acompañó al joven Tobías cuando cumplia un difícil encargo y se ocupó de solucionar difíciles asuntos de su esposa.

Actualmente, se habla mucho de los ángeles: se encuentran libros de todo tipo que tratan este tema; se venden "angelitos" de oro, plata o cuarzo; las personas se los cuelgan al cuello y comentan su importancia y sus nombres.

Hay que tener cuidado, pues se puede caer en dar a los ángeles atribuciones que no les corresponden y elevarlos a un lugar de semidioses, convertirlos en "amuletos" que hacen caer en la idolatría, o crear confusiones entre lo que son las inspiraciones del Espíritu Santo y los consejos de los ángeles.

Es verdad que los ángeles son muy importantes en la Iglesia y en la vida de todo católico, pero son criaturas de Dios, por lo que no se les puede igualar a Dios ni adorarlos como si fueran dioses.

A pesar de que están de moda, por otro lado, es muy fácil que nos olvidemos de su existencia, por el ajetreo de la vida y principalmente, porque no los vemos.

Este olvido puede hacernos desaprovechar muchas gracias que Dios ha destinado para nosotros a través de los ángeles.

Por esta razón, la Iglesia ha fijado dos festividades para que, al menos dos días del año, nos acordemos de los ángeles y los arcángeles, nos alegremos y agradezcamos a Dios el que nos haya asignado un ángel custodio y aprovechemos estos días para pedir su ayuda.

MISIÓN DE LOS ÁNGELES

Los ángeles son seres espirituales creados por Dios por una libre decisión de su Voluntad divina. Son seres inmortales, dotados de inteligencia y voluntad.

Debido a su naturaleza espiritual, los ángeles no pueden ser vistos ni captados por los sentidos.

En algunas ocasiones muy especiales, con la intervención de Dios, se han visto y oído materialmente. La reacción de las personas al verlos u oírlos ha sido de asombro y de respeto. Por ejemplo, los profetas Daniel y Zacarías.

En el siglo IV, el arte religioso representó a los ángeles con forma de figura humana. En el siglo V, se le añadieron las alas, como símbolo de su prontitud en realizar la Voluntad divina y en trasladarse de un lugar a otro sin la menor dificultad.

En la Biblia encontramos algunos motivos para que los ángeles sean representados como seres brillantes, de aspecto humano y alados. Por ejemplo, el profeta Daniel escribe que un "ser que parecía varón" -se refería al arcángel Gabriel- volando rápidamente, vino a él (Daniel 8, 15-16; 9,21). Y, en el libro del Apocalipsis, son frecuente las apariciones de ángeles que claman, tocan las trompetas, llevan mensajes o son portadores de copas e incensarios; otros que suben, bajan o vuelan; otros que están de pie en cada uno de los cuatro puntos cardinales de la tierra o junto al trono del Cordero, Cristo.

La misión de los ángeles es amar, servir y dar gloria a Dios, ser mensajeros y cuidar y ayudar a los hombres. Ellos están constantemente en la presencia de Dios, atentos a sus órdenes, orando, adorando, vigilando, cantando y alabando a Dios y pregonando sus perfecciones. Se puede decir que son mediadores, custodios, guardianes, protectores y ministros de la justicia divina.

La presencia y la acción de los ángeles aparece a lo largo del Antiguo Testamento, en muchos de sus libros sagrados. Aparece frecuentemente, también, en la vida y enseñanzas de Nuestro Señor, Jesucristo, en la Carta de san Pablo, en los Hechos de los Apóstoles y, principalmente, en el Apocalipsis.

CON LA LECTURA DE ESTOS TEXTOS, PODEMOS DESCUBRIR ALGO MÁS ACERCA DE LOS ÁNGELES:

§  nos protegen, nos defienden físicamente y nos fortalecen al combatir las fuerzas del mal.

§  luchan con todo su poder por y con nosotros.


Como ejemplo, está la milagrosa liberación de San Pedro que pudo huir de la prisión ayudado por un ángel (Hechos 12, 7 y siguientes). También, aparece un ángel deteniendo el brazo de Abraham, para que no sacrificara a su hijo, Isaac.

Los ángeles nos comunican mensajes importantes del Señor en determinadas circunstancias de la vida. En momentos de dificultad, se les puede pedir luz para tomar una decisión, para solucionar un problema, actuar acertadamente y para descubrir la verdad.

Por ejemplo, tenemos las apariciones a la Virgen María, a San José y a Zacarías. Todos ellos recibieron mensajes de los ángeles.

Los ángeles cumplen, también, las sentencias de castigo del Señor, como el castigo a Herodes Agripa (Hechos de los Apóstoles) y la muerte de los primogénitos egipcios (Exódo 12, 29).

Los ángeles presentan nuestras oraciones al Señor y nos conducen a Él. Nos acompañan a lo largo de nuestra vida y nos conducirán, con toda bondad, después de nuestra muerte, hasta el trono de Dios para nuestro encuentro definitivo con Él. Este será el último servicio que nos presten pero el más importante. El arcángel Rafael dice a Tobías: "Cuando ustedes oraban, yo presentaba sus oraciones al Señor", (Tob 12, 12 - 16).

Ellos nos animan a ser buenos pues ven continuamente el rostro de Dios y también ven el nuestro. Debemos tener presentes las inspiraciones de los ángeles para saber obrar correctamente en todas las circunstancias de la vida. "Los ángeles se regocijan cuando un pecador se arrepiente", (Lucas 15, 10).

JERARQUÍA DE LOS ÁNGELES

Se suelen enumerar nueve coros u órdenes angélicos. Esta jerarquía se basa en los distintos nombres que se encuentran en la Biblia para referirse a ellos. Dentro de esta jerarquía, los superiores hacen participar a los inferiores de sus conocimientos.
Cada tres coros de ángeles constituyen una jerarquía y todos ellos forman la corte celestial.

  1. JERARQUÍA SUPREMA:
    serafines
    querubines
    tronos
  2. JERARQUÍA MEDIA:
    dominaciones
    virtudes
    potestades
  3. JERARQUÍA INFERIOR:
    principados
    arcángeles
    ángeles


SERAFINES: Son los "alabadores" de Dios. Serafín significa "amor ardiente". Los serafines alaban constantemente al Señor y proclaman su santidad.
(Isaías 6, 17)

QUERUBINES: Son los "guardianes" de las cosas de Dios. Aparecen como encargados de guardar el arca de la alianza y el camino que lleva al árbol de la vida. Entre dos querubines comunica Yahvé sus revelaciones. "Se sienta sobre querubines".
(Génesis, Éxodo, en la visión de Ezequiel, 1, 4 y Carta a los Hebreos, 9,5).

POTESTADES, VIRTUDES, TRONOS, PRINCIPADOS Y DOMINACIONES:

En la Biblia encontramos estos diversos nombres cuando se habla del mundo angélico. Hay quien interpreta los nombres de los ángeles como correspondientes a su grado de perfección. Para San Gregorio, los nombres de los ángeles se refieren a su ministerio:

  • los principados son los encargados de la repartición de los bienes espirituales
  • las virtudes son los encargados de hacer los milagros
  • las potestades son los que luchan contra las fuerzas adversas
  • las dominaciones son los que participarán en el gobierno de las sociedades
  • los tronos son los que están atentos a las razones del obrar divino.


Existe, también, una jerarquía basada en los distintos nombres que se encuentran en la Biblia para referirse a ellos. A los arcángeles les podríamos llamar los "asistentes de Dios". Son ángeles que están al servicio directo del Señor para cumplir misiones especiales.

  1. ARCÁNGEL SAN MIGUEL: es el que arrojó del Cielo a Lucifer y a los ángeles que le seguían y quien mantiene la batalla contra Satanás y demás demonios para destruir su poder y ayudar a la Iglesia militante a obtener la victoria final. El nombre de Miguel significa "quien como Dios". Su conducta y fidelidad nos debe invitar a reconocer siempre el señoría e Jesús y buscar en todo momento la gloria de Dios.
  2. ARCÁNGEL SAN GABRIEL: en hebreo significa "Dios es fuerte", "Fortaleza de Dios". Aparece siempre como el mensajero de Yahvé para cumplir misiones especiales y como portador de buenas noticias. Anunció a Zacarías el nacimiento de Juan, el Bautista y a la Virgen María, la Encarnación del Hijo de Dios.
  3. ARCÁNGEL SAN RAFAEL: su nombre quiere decir "medicina de Dios". Tiene un papel muy importante en la vida del profeta Tobías, al mostrarle el camino a seguir y lo que tenía que hacer. Tobías obedeció en todo al arcángel San Rafael, sin saber que era un mensajero de Dios. Él se encargó de presentar sus oraciones y obras buenas a Dios, dejándole como mensaje bendecir y alabar al Señor, hacer siempre el bien y no dejar de orar. Se le considera patrono de los viajeros por haber guiado a Tobías en sus viajes. Es patrono, también, de los médicos (de cuerpo y alma) por las curaciones que realizó en Tobit y Sara, el padre y la esposa de Tobías.

    LOS ÁNGELES CUSTODIOS

    Dios ha asignado a cada hombre un ángel para protegerle y facilitarle el camino de la salvación mientras está en este mundo. Afirma sobre este tema San Jerónimo: "Grande es la dignidad de las almas, cuando cada una de ellas, desde el momento de nacer, tiene un ángel destinado para su custodia".

    En el Antiguo Testamento se puede observar como Dios se sirve de sus mensajeros para proteger a los hombres de la acción del demonio, para ayudar al justo o librarlo del peligro, como cuando a Elías lo alimentó un ángel, (1 Reyes, 19, 5).

    En el Nuevo Testamento también se pueden observar muchos sucesos y ejemplos en los que aparecen estos seres: el mensaje a San José para que huyera a Egipto y los ángeles que sirvieron a Jesús, después de las Tentaciones en el desierto, entre otros ejemplos.

    Se puede decir que los ángeles custodios son compañeros de viaje, que siempre estarán al lado de cada uno de nosotros, en las buenas y en las malas, sin separarse ni un solo momento. Está a nuestro lado mientras trabajamos, descansamos, cuando nos divertimos y cuando rezamos, cuando le pedimos ayuda y cuando le olvidamos. Y, lo más importante, es que no se aparta de nosotros ni siquiera cuando perdemos la gracia de Dios por el pecado. Nos presta auxilio para enfrentar de mejor ánimo las dificultades y tentaciones de la vida diaria.

    Muchas veces se piensa en el ángel de la guarda como si fuera algo infantil. Pero, si pensamos que al crecer la persona se enfrentará a una vida con mayores tentaciones y dificultades, el ángel custodio será de gran ayuda.

    Para que la relación de la persona con el ángel custodio sea eficaz, necesita hablar con él, llamarle, tratarlo como el amigo que es. Así podrá convertirse en un fiel y poderoso aliado nuestro.

    Debemos confiar en nuestro ángel de la guarda y pedirle ayuda, pues además de que él nos guía y nos protege, está muy cerca de Dios y le puede decir directamente lo que queremos o necesitamos.

    Recordemos que los ángeles no pueden conocer nuestros pensamientos ni deseos íntimos si nosotros no se los hacemos saber de alguna manera, ya que sólo Dios sabe lo que hay dentro de nuestro corazón. Ellos, en cambio, sólo pueden conocer lo que queremos intuyéndolo por nuestras obras, palabras, gestos, etc.

    También podemos pedirle favores especiales a los ángeles de la guarda de otras personas para que las protejan de determinados peligros o las guíen en situaciones difíciles.

    ¿QUÉ NOS ENSEÑAN LOS ÁNGELES?

    Nos enseñan a:

    1. glorificar al Señor, proclamar su santidad y rendirle sus homenajes de adoración, de amor y de ininterrumpida alabanza.
    2. cumplir con exactitud y prontamente todas las órdenes que recibimos del señor y a cumplir su Voluntad sin discutir sus mandatos ni aplazando el cumplimiento de éstas.
    3. servir al prójimo, pues ellos están preocupados por nosotros y quieren ayudarnos en las diversas circunstancias que se nos presentan en la vida. Esto nos anima a compartir con nuestros hermanos penas y alegrías.


¿QUIÉNES SON LOS ÁNGELES CAÍDOS?

Dios creó a los ángeles como espíritus puros, todos se encontraban en estado de gracia. Pero algunos, encabezados por Luzbel, el más bello de los ángeles, por su malicia y soberbia se negaron a adorar a Jesucristo, Dios hecho hombre, por sentirse seres superiores. Así, rechazaron eternamente a Dios con un acto inteligente y libre de su parte.
A Luzbel -también denominado Lucifer, Diablo o Satán- junto con los ángeles rebeldes que le siguieron -convertidos en demonios- fueron arrojados del Cielo al infierno. Quedaron confinados a un estado eterno de tormento en donde nunca más podrán ver a Dios.

No cambiaron su naturaleza, siguen siendo seres espirituales y reales.
Lucifer es el enemigo de Dios. Jesús le llama “el engañador”, “el padre de la mentira”. Su constante actividad en el mundo busca apartar a los hombres de Dios mediante engaños e invitaciones al mal. Quiere evitar que lo conozcan, que lo amen y que alcancen la felicidad eterna. Es un enemigo con el que se tiene que luchar para poder llegar al Cielo.

Los demonios se encuentran organizados en jerarquías, tal y como fueron creados en un principio, subordinados los inferiores a los superiores.
Satanás y sus demonios comenzaron sus maléficas acciones con Adán y Eva y no se dan por vencidos en su labor. Aprovechan la inclinación del hombre hacia el mal por su naturaleza que quedó dañada después del pecado original. Son muy astutos, disfrazan el mal de bien. Su acción ordinaria en el hombre es la tentación. Por ello rezamos en el Padrenuestro: “...no nos dejes caer en tentación y líbranos del mal.”

¿POR QUÉ CREER EN LOS ÁNGELES?

Toda la Sagrada Escritura está llena de versículos y capítulos completos que hablan de los ángeles. Si creemos en la Sagrada Escritura, no podemos negar la existencia y la acción de los ángeles.

Además del testimonio de la Revelación, tenemos el de los Santos Padres de la Iglesia quienes nos dejaron bellas y sugestivas descripciones de los ángeles que fueron retomadas por Santo Tomás no sólo en el aspecto teológico sino en un dinamismo cristiano. La Iglesia ha definido dogma de fe la existencia de los ángeles.

El culto a los ángeles de la guarda comenzó en la península Ibérica y después se propagó a otros países. Existe un libro acerca de esta devoción en Barcelona con fecha de 1494.

El Concilio IV de Letrán, en 1215, se señaló que Dios es creador de todas las cosas, de las visibles y de las invisibles, de las criaturas espirituales y las corporales. Se señaló que a unas y a otras, las creó de la nada.

En 1870, debido al materialismo y racionalismo que imperante en esa época, el Concilio Vaticano I afirmó de nuevo la existencia de los ángeles.

Pablo VI volvió a poner de manifiesto la existencia de los ángeles en 1968, al formular el Credo.

En la reforma litúrgica de la Iglesia de 1969, quedó establecido el día 29 de septiembre para dar culto a los arcángeles San Miguel, San Rafael y San Gabriel y el día 2 de Octubre, para rendir culto a los ángeles custodios.

ORACIÓN A SAN MIGUEL ARCÁNGEL

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Ayúdanos a luchar contra el mal. Que Dios oiga tu voz y tú, como jefe del ejército del Cielo, combate y vence a Satanás y a todos los espíritus malos que andan por el mundo deseando la ruina de las almas. Amén.

ORACIÓN AL ÁNGEL DE LA GUARDA

Ángel del Señor, que eres mi custodio, Puesto que la Providencia soberana me encomendó a ti, Ilumíname, guárdame, rígeme y gobiérname en este día. Amén.

Ángel de la Guarda, dulce compañía No me desampares, ni de noche ni de día, hasta que me encuentre en los brazos de Jesús y de María.

Autor: Tere Fernández

viernes, 26 de septiembre de 2014

CONOZCA LAS 10 PELÍCULAS MÁS POPULARES (Y LAS MEJORES) SOBRE LA VIRGEN MARÍA

CONOZCA LAS 10 PELÍCULAS MÁS POPULARES (Y LAS MEJORES) SOBRE LA VIRGEN MARÍA: 5 SON DE APARICIONES


Son anteriores a Tierra de María, de Cotelo, última novedad.

Alfonso Méndiz Noguero es un reputado crítico de cine que dirige con gran éxito un blog que lleva el sugestivo título deJesucristo en el cine. En él lanzó en 2012 una propuesta original al señalar "las 10 mejores películas sobre la Virgen María".

[Desde entonces no se han producido grandes cambios en el panorama cinematográfico mariano con una excepción: el estreno de "Tierra de María", de Juan Manuel Cotelo, que sin duda debería entrar en este ránking de las 10 mejores.]

Profesor Titular de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la Universidad de Málaga y crítico de cine del portalCinemanet, Fila siete, Mesa y Negocios, Nuestro Tiempo y Nueva Revista, Méndiz trabajó en Estados Unidos en la productora de Harry Ziesmer, ayudante de Dirección de Francis Ford Coppola.

LAS PELÍCULAS MÁS POPULARES
Éstas son, según Alfonso Méndiz, las, posiblemente "10 mejores películas sobre la Virgen María". 

Dice Méndiz que "he priorizado las películas que más fácilmente pueden encontrarse en el videoclub (por ser más recientes o más populares) y he distinguido dos categorias: las que relatan su vida y las que se centran en sus apariciones. Porque ambos aspectos han interesado desde siempre a los cineastas. En la primera lista, indico qué actriz hace de la Virgen (V) y qué actor de Jesucristo (J)".

A) PELÍCULAS SOBRE LA VIRGEN:

1- María de Nazaret (Jean Delannoy, Francia, 1995). V: Myriam Muller. J: Didier Bienaimé. Con un guión muy fiel a los textos bíblicos, dedica la mayor a la infancia de Jesús: desposorios de la Virgen, Anunciación y Visitación, Nacimiento y Huida a Egipto, etc. También presenta a María siguiendo a su hijo y sintonizando con sus palabras y su misión. En una escena significativa la vemos ayudando a los niños para que se acerquen a Jesús. 

2- Mary, Mother of Jesus [María, madre de Jesús] (Kevin Connor, Estados Unidos, 1999). V: Pernilla August. J: Christian Bale. Película para televisión que se pasó también en los cines. Cuenta la historia de Jesús desde los ojos de María. El filme enfatiza la importancia de la Virgen en el Señor, sugiriendo que algunas de sus parábolas fueron inspiradas por historias que Ella le contó. También recoge una escena, basada en la Tradición, en la que Cristo resucitado se aparece privadamente a su Madre. 

3- Maria, figlia del suo figlio (Fabrizio Costa, Italia, 2000). V: Yaël Abecassis. J: Nancho Novo. El guión es de Massimo De Rita. Sigue los Evangelios al pie de la letra, aunque rellena la historia con pasajes imaginados y un par de escenas sacadas de los apócrifos. Cuenta la historia de María, desde la Concepción virginal de Jesús hasta la Asunción de la Virgen al cielo.

4- La pasión de Cristo (Mel Gibson, Estados Unidos, 2004). V: Maia Morgenstern. J: James Caviezel. Incluyo este filme sobre Jesús por la relevancia conferida a la Virgen. María es co-protagonista y corredentora: unida a su Hijo, sufre en su alma todo lo que su Hijo sufre en la pasión. Sólo Ella advierte la presencia del diablo. Por contraste a las turbas enloquecidas, la Virgen transmite siempre serenidad, amor maternal, aceptación de la Voluntad divina.

5- La Natividad (Catherine Hardwicke 2006). Bien documentada, recrea con acierto los escenarios, vestuario y utillaje de la época. Sigue las principales escenas de la vida de María (noviazgo, desposorios, nacimiento de Jesús), y dibuja con ternura los detalles de afecto entre José y María. Pero su retrato de la Virgen es confuso: aparece tímida e introvertida, sin relación con el entorno. No es "la llena de gracia". Con todo, apropiada para los niños y muy oportuna para la Navidad. 

B) PELÍCULAS SOBRE LAS APARICIONES DE LA VIRGEN:

EN LOURDES:6- La canción de Bernadette (Henry King, Estados Unidos, 1943) . Hermosa recreación de las apariciones de la Virgen en Lourdes, en 1858, a la joven María Bernarda Soubirous. Uno de los debuts más aclamados de la historia del cine, el de una jovencísima Jennifer Jones, que consiguió un Oscar por este papel. Gran parte del mérito se debe a la brillante adaptación de George Seaton a partir de la novela de Franz Werfel. Aunque no aparece en los crédito,Linda Darnell hizo una excelente interpretación de la Virgen. 

7- Bernadette (Francia, 1988) y La Passion de Bernadette (Francia, 1989), ambas de Jean Delannoy. Dos películas que forman una unidad: la vida de la vidente de Lourdes, hasta las apariciones y su biografía posterior. Rodadas en continuidad, representan un bello ejemplo de sensibilidad religiosa a la vez que una recreación histórica muy cuidada. Han sido elogiadas por el Vaticano como "un retrato sensible de una historia muy conmovedora que merece un público más amplio". Otras cintas que han recreado estos sucesos son: Il suffit d´aimer (1960), Aquella joven de blanco (1965) y la reciente Lourdes (2009).

EN FÁTIMA:8- El mensaje de Fatima (John Brahm, Estados Unidos, 1952). Película sobre las apariciones de la Virgen en Fátima a los tres pastorcillos: Lucia, Francisco y Jacinta. Tiene detrás a un gran director, con un guión muy fiel a los hechos, excepto en la introducción de un personaje ficticio, el pícaro Hugo, caradura y algo descreído, que será testigo de la señal prometida por la Virgen en Cova da Iria. Hay pasajes conmovedores, bien conseguidos, como el del interrogatorio de los chicos por el gobernador. Y la solución para mostrar las apariciones, como en transparencia, resulta muy elegante. Otras cintas sobre estas apariciones: La señora de Fátima (1951), Las apariciones de Fátima (1991) y The 13th Day (2009)

EN MEĐJUGORJE:9- Gospa: The Miracle of Medjugorje (Jakov Sedlar, Croacia-EEUU, 1995). Relata las apariciones de la Virgen a seis escolares en Medjugorje, una pequeña villa de Herzegovinia. Ellos afirman que han visto a "Gospa" (Virgen María, en croata). El sacerdote del pueblo, interpretado por Martin Sheen, conocido actor católico, confía plenamente en los niños, aunque muchos se oponen y él mismo no consigue ver a la Señora. Tras predicar un encendido sermón que molesta a las autoridades comunistas, es encarcelado y torturado. Instado a desautorizar las apariciones, el párroco se niega, y entonces los dirigentes deciden destruir la colina de Medjugorje. 

EN GUADALUPE:10- Guadalupe (Santiago Parra, México-España, 2006). Se estrenó coincidiendo con el 475 aniversario de las apariciones. Cuenta la historia de dos jóvenes científicos, marcados por una infancia traumática, que deciden investigar los misterios de la tilma de Guadalupe. Lo que comienza como un simple estudio científico se irá transformando en un descubrimiento personal que cambia por completo sus vidas. Otro filme que ha recreado las apariciones: 1531 (2011).

LOS TRES PAPAS

LOS TRES PAPAS --> Tomado del Libro "El Corazón Eucarístico de María" escrito por Andrés de María (España) "...(Jesús) Ahora, Yo debo traer a otro Papa a la Silla de Pedro. Él tendrá una meta diferente, una que Benedicto realmente comparte y cree profundamente en ella. Así como Yo coloqué una gran luz de conocimiento en Benedicto, así también Yo he colocado la gran Luz de Mi Madre en el nuevo Papa. Su corazón está lleno de María. Él vive en Ella y, literalmente, respira en Ella. Su Nombre siempre está en sus labios. Ella es la única que lo ha preparado y escogido desde el comienzo. Como Benedicto, él traerá a la Silla de Pedro exactamente lo que Yo he colocado en su corazón. Él no se verá a sí mismo trayendo sus propios talentos. Él sabe que son muy pocos. Él lleva a Fátima en su corazón. Ése será su primer regalo. Él también lleva a Jerusalén en su corazón. Ése es su segundo regalo. Cuando él haya dado esos dos regalos a la Iglesia, su Papado habrá concluido, tal como el de Benedicto ahora ha terminado..."

El Corazón Eucarístico de María

12… LOS TRES PAPAS
Melania, fue una mujer a la que la acompañó el sufrimiento toda su vida. El 19 de septiembre de 1846, la comunicó Nuestra Madre unos mensajes en La Salette, Francia, que hicieron que el mismo Juan Pablo II, cuando le preguntaron en Fulda que cual era su opinión acerca de las citadas apariciones, contestara: 
“Es el corazón de las profecías modernas”.


Palabras que ayudan a dar la importancia que considero que tienen los siguientes párrafos pertenecientes al mensaje y, que hablan a mí entender de los papas Juan Pablo II, Benedicto XVI y el actual papa Francisco:
“… El Santo Padre sufrirá mucho. Yo estaré con él hasta el fin para recibir su sacrificio. 

Los malvados atentarán muchas veces contra su vida sin poder dañarle; pero ni él ni su sucesor... verán el triunfo de la Iglesia de Dios
Los gobiernos civiles tendrán todos un mismo designio, que será abolir y hacer desaparecer todo principio religioso para hacer lugar al materialismo, al ateísmo, al espiritismo y a toda clase de vicios...”


Analicemos algunos detalles relacionados con los tres papas citados y los párrafos transcritos del mensaje de La Salette:
Juan Pablo II


Creo que es justo acabar estos apartados que recorren a través del Corazón Eucarístico de María, la esclavitud mariana vivida por almas que como primicia nos muestran lo que le espera a la Iglesia Renovada, recordando al inolvidable Beato Juan Pablo II. El papa que pronunció sus primeras palabras con el TOTUS TUUS, que significaban su compromiso con la consagración a la esclavitud mariana propuesta por San Luis María Grignión de Montfort, siendo una de sus lecturas de mesilla el “Tratado de la verdadera devoción a la Santísima Virgen”.


Recuerdos de Juan Pablo II, que los voy a hacer, a través de almas muy especiales y universalmente conocidas:
Primeramente transcribo unos párrafos que nos dejó Monseñor Octavio Michelini, en sus famosos escritos titulados “Confidencias de Jesús a un Sacerdote”:
Con fecha 2 de enero de 1979, y con el título de “UNA BLANCA FIGURA DE HOMBRE”, un alma a la que él conocía cuando era viadora, le habla desde el cielo:
…“en el hormigueo de miles de millones de hombres, sufrientes o gozosos, sanos o enfermos, pero todos únicamente deseosos de felicidad vemos "estar" una blanca figura de hombre que resalta por su estatura moral y espiritual como un gigante y empuña solo y con mano firme un estandarte, es el estandarte de la Iglesia de Cristo, que muchos y poderosos enemigos quisieran arrancarle, pero que Él mantiene con mano segura mientras señala a todos el Camino de la salvación.

Muchos fingen fidelidad y obediencia, pero conjuran contra Él.
Este invicto Capitán que no teme nada, caerá, gloriosísimo Mártir, enrojeciendo con su sangre la inmaculada vestidura que lleva, irrigando así también él a la Iglesia que salió del costado de Cristo…
…luego "purificada" por el fuego, para después ser fecundada después por el honesto trabajo de los justos que por Bondad Divina se librarán de la hora tremenda de la Ira Divina. 
"Luego", hermano don Octavio, será el Reino de Dios en las almas, ese Reino que desde hace siglos los justos imploran al Señor invocando "adveniat Regnum tuum."


Pero antes de pasar adelante, quisiera comentar un detalle que creo de interés. Acabamos de leer, “Este invicto capitán que no teme nada, caerá, gloriosísimo Mártir, enrojeciendo con su sangre la inmaculada vestidura que lleva, irrigando él a la Iglesia …”
Y como sabemos, el 13 de mayo de 1982, el papa sufrió ese martirio anunciado. Sabemos que por intercesión de la Virgen, salvó su vida. Era una prórroga que se concedía a la Iglesia por los méritos del HOMBRE VESTIDO DE BLANCO.
Y como todos estos acontecimientos están condicionados, es cuando podemos comprender que muchos santos que profetizaron el comienzo del final de los tiempos a finales del siglo XX, han sido corregidas sus fechas por la intervención de numerosas almas víctimas y especialmente por la del Santo Padre.
Y ahora recordemos unos párrafos de los escritos de Santa Faustina Kowalska, la santa polaca tan querida por el Beato Juan Pablo II, y apóstol destinada por el cielo para extender la devoción de la Divina Misericordia por el mundo entero; doctrina de la que era gran devoto Juan Pablo II:
"Antes de venir como Juez, vendré primero como Rey de Misericordia. Precediendo el día de la justicia, HARÁ UNA SEÑAL EN EL CIELO dada a los hombres. Toda luz será apagada en el firmamento y en la Tierra. Entonces aparecerá venida del Cielo la señal de la Cruz, de cada una de mis llagas de las manos y de los pies saldrán luces que iluminarán la Tierra por un momento".
"Quiero a Polonia de una manera especial. Si es fiel y dócil a mi voluntad, la elevaré en poder y santidad, y DE ELLA SALTARÁ LA CHISPA QUE PREPARARÁ AL MUNDO A MI ÚLTIMA VENIDA".
Y esa chispa polaca y que ya le fue profetizada por el cardenal primado de Polonia, está claro que se trataba del Beato Juan Pablo II. Y él fue el que instituyó en la Iglesia la fiesta de la Divina Misericordia, el domingo siguiente al de la Resurrección del Señor.
Y no podemos dejar pasar desapercibido el signo que nos dejó el día de su fallecimiento, ya que se fue al cielo un sábado, durante la misa vespertina que celebraba precisamente la festividad de la Divina Misericordia. El Señor no quiso esperar ni un instante para dar el abrazo eterno a tan queridísimo hijo.
La Santísima Virgen, en Fátima y desde la “Capelina”, a partir del 8 de mayo del año 1973, invitó a través de uno de sus hijos predilectos, el P. Gobbi, a toda la humanidad a vivir la Consagración a su Corazón Inmaculado a través de ininterrumpidos y preciosos mensajes difundidos hasta 1997 por el mundo entero
En uno de los boletines del Movimiento Sacerdotal Mariano de España, se nos recuerda:
“Después de explicar la misión tan difícil que el Papa Juan Pablo II ha desarrollado el medio de tanto vacío e indiferencia, cuando no ataque frontal, la Virgen nos dice:
"Por esto hoy mi iglesia es lacerada por una profunda división, es amenazada por la pérdida de la verdadera fe, es invadida por una infidelidad que se hace cada vez mayor.
Cuando este Papa haya cumplido la misión que Jesús le ha encomendado y yo bajé del cielo para acoger su sacrificio, todos seréis envueltos por una densa tinieblas de apostasía que entonces llegará a ser general.
Permanecerá fiel solamente aquel pequeño resto que en estos años acogiendo mi invitación maternal, se ha dejado encerrar en el refugio seguro de mi Corazón Inmaculado.
Y será este pequeño resto fiel, que Yo he preparado y formado, quien tendrá la misión de recibir a Cristo que volverá en gloria, iniciando así la nueva era que os espera (13 mayo 1991).
Para todo aquel que haya abierto su corazón a las enseñanzas marianas que por todo el mundo se han prodigado a través de sus auténticas Apariciones, las que dejan, si se escuchan de buena fe, un deseo inconfundible de amar más a Nuestro Señor y a nuestro prójimo; entenderán sin rodeos lo dicho en el mensaje anterior del 13 de mayo de 1991.
Y seguidamente deseo hacer una pequeña reflexión de los misterios añadidos por el Beato Juan Pablo II, a los quince ya conocidos desde hace siglos. Y es que el motivo de la proclamación de los cinco nuevos misterios luminosos es muy sencillo: “Había llegado el momento de su difusión.”
Era el momento destinado por el cielo para proponer por medio de un alma tan enamorada de cumplir la Voluntad del Señor, y además con la garantía que le proporcionaba su auténtica vida consagrada a la Virgen María, tal y como lo hizo nuestro inolvidable Beato Juan Pablo II “El Grande”, para añadir los cinco misterios luminosos a los quince ya meditados durante tantos años antes.
Ya hemos visto como a principios del siglo pasado, por medio de Mª Ángeles Sorazu fue derribado el muro para invitar a la humanidad a vivir la consagración a Nuestra Madre Universal. Hemos visto asimismo la excepcional entrega de almas que nos mostraban las primicias de una forma de vivir a través de María, para llegar a una unión extraordinaria con el Señor.
Y hemos finalizado el recorrido de estas almas, poniendo el ejemplo de una blanca figura de hombre, con referencia al Papa Juan Pablo II.
Y ahora podemos preguntarnos: ¿El añadir los cinco misterios a los quince tradicionales, es un antojo de Juan Pablo II?.
Evidentemente, con las cartas credenciales de la enorme vida espiritual que nos ha dejado Juan Pablo II, resultaría muy temerario pensar que el proponer un signo litúrgico de tal envergadura, no fuese algo muy necesario en su contenido y en su tiempo.
No, no nos consideramos capacitados para creer que nuestra reflexión acerca de los cinco misterios propuestos, sea la más acertada, pero si podemos expresar lo que nos dice dicha meditación, teniendo en cuenta las circunstancias señaladas.
El bautismo: Precisamente fue San Luis Mª Grignión de Monfort, el que cuando inició su impresionante apostolado por las tierras de su querida Francia, se dio cuenta de que estaba completamente descuidado el germen encargado de dar la vida a las almas. El germen que proporcionaba nuestra consagración bautismal, nuestro bautismo.La falta de fe en él, hacia que quedase obstruida la gracia que proporcionaba un sacramento tan fundamental.
Las bodas de Caná: «Mujer, ¿qué nos va a mí y a ti? Todavía no ha llegado mi hora». Respondió Jesús a su madre en las bodas de Caná.

“Mujer”, el título impresionante que recorre la Palabra de Dios desde el Génesis hasta el Apocalipsis, pasando por el epicentro de la Historia de la humanidad: El de la Cruz, al entregárnosla como nuestra Madre. “Ésta si es la hora”, nos lo recordará el Jueves Santo, cuando acababa de comenzar una unión especialísima del Señor con la humanidad hacía unas horas con el sacramento de la Eucaristía. Viaje de novios que terminaría en el lecho más apreciado por los que se unen de verdad a Él: LA CRUZ.


Llamada a la conversión: El Amado proclamaba a los cuatro vientos el amor por su esposa, proponiéndola, eso sí, el necesario cambio de corazón para poder celebrar las Bodas. Lo llamaba Conversión.
La Transfiguración: “Mientras Él aún hablaba, una nube de luz los cubrió; y he aquí una voz desde la nube que decía: Éste es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia, a él oíd.

Al oír esto los discípulos, se postraron sobre sus rostros, y tuvieron gran temor.”
Quiso mostrarles como Él era el Hombre-Dios, para que lo recordaran en los momentos difíciles de su Pasión.
“Y tuvieron gran temor.” Nos invita a pensar en ese momento anunciado por doquier, de que el Señor nos mostrará a cada uno en particular quien es Él y quién soy “yo”, como preparación para la Pasión que la Iglesia tiene que recorrer.
La Institución de la EUCARÍSTIA: Nos dice San Pablo:
"Porque yo Recibí del SEÑOR la enseñanza que también os he transmitido: que el SEÑOR JESÚS, la noche en que fue entregado, Tomó pan; Y habiendo dado gracias, lo Partió y dijo: Tomad, comed. Esto es MÍ Cuerpo que por vosotros es partido. Haced esto en memoria de MÍ. Asimismo, Tomó también la copa después de haber cenado, y dijo: Esta copa es el nuevo pacto en Mi Sangre. Haced esto todas las veces que la Bebáis en memoria de MÍ." (1Cor 11,23-25)


Dios mío, Dios mío, que cuando te recibimos nos invitas a recibirte Resucitado, pero unido en la Eucaristía que tú nos dejaste en Jueves Santo, para recorrer al igual que los apóstoles, el camino de los nuevos novios que tienen que completar lo que falta para el recorrido de la Cruz. El recorrido de la Pasión de la Iglesia.
Y para estos tiempos, para este recorrido de la Pasión y Resurrección de la Iglesia, es por lo que nos dejó el Beato Juan Pablo II, la invitación a meditar los jueves, día de la institución de la Eucaristía, los misterios luminosos en la Iglesia.
Y es que bien puede ser, que el Beato Juan Pablo II, el primero de los tres papas que entendemos se anuncian en el mensaje referido de La Salette, haya acompañado a la Iglesia hasta su Cena Pascual del Jueves Santo.
Benedicto XVI
“Ni él ni su sucesor conocerá el triunfo de la Iglesia”.
Si el Beato Juan Pablo II es el primer papa de los relacionados, su sucesor evidentemente es Benedicto XVI.
No, no entraba en los planes de esta modesta carpeta abrir un apartado para el papa Benedicto XVI, pero los acontecimientos ocurridos desde el día de la festividad de la Virgen de Lourdes, 11 de febrero, han abierto una página nueva en este recorrido final de la Historia de la Iglesia.
Desde el primer momento, sentimos la necesidad de resumir la despedida del Papa, como una llamada del Espiritu Santo en la persona del Vicario de Cristo en la tierra, para dar a conocer que la Iglesia había entrado en Getsemaní. De tal manera que nos parecía muy oportuno recordar un verso rezado los sábados de cuaresma en las Laudes, cambiando el nombre de su Hijo por el de La Iglesia.
Quedaría así:
Virgen ya de la agonía

tu Iglesia es la que cruza ahí,
déjanos hacer junto a ti
ese augusto itinerario
para ir al monte Calvario,
cítanos en Getsemaní.


Ciertamente, muchos católicos, para mi ejemplares, no aceptan la utilización de este lenguaje, por considerarlo “apocalíptico”, como sinónimo de pesimista. Creo que lo mismo les pasaba a los apóstoles cuando Nuestro Señor les anunciaba su próxima e inmediata Pasión. Pedro tuvo que recibir una de las respuestas más duras que nos deja Jesús en el Evangelio, por querer dar soluciones humanas, cuando correspondía darlas a Dios.
Pero no ocurrió así con la Santísima Virgen, madre y unida en cuerpo y alma en todo momento a su Hijo. Ella sí sabía lo que le esperaba a su Hijo. Ella sí sabía lo que le estaba ocurriendo en todo momento a su Hijo en Getsemaní. En alguna parte he leído, y lo creo, que sus lágrimas, al igual que las del Redentor, fueron de sangre. Lagrimas de Corredentora. Y hoy nos lo recuerda en múltiples manifestaciones.
Manifestaciones que muchos católicos se cierran a su posible veracidad. Y como las llaves “oficiales” de dichas puertas las tiene la jerarquía eclesiástica, es muy grande su responsabilidad ante tales hechos, siendo irreversible el daño que puede hacerse a las almas, si se cierran sin discernir dichas puertas, con el fin, creemos, de evitarse complicaciones que inevitablemente acompañan siempre a las obras de Dios.
¿Por qué no preguntan a tantos católicos muy comprometidos, si el comienzo de su verdadera conversión tuvo o no algo que ver con el impacto que les produjo alguna de las manifestaciones marianas que se han dado o se siguen dando por todo el mundo?
Sería grande la sorpresa cuando comprobasen que muchas de dichas vocaciones, además de sólidas, se han iniciado en alguno de los mencionados lugares de apariciones. ¿Y por qué? Desearía explicarme de mil y una maneras, pero serían desahogos humanos de corto alcance, y que nada tienen que ver con la catequesis que la Virgen, el párroco y un niño de Medgujorge, dieron en su día al escaso número de feligreses que esperaban, como era costumbre, a que diese comienzo el rezo del Santo Rosario.
Era en el comienzo de las Apariciones. El párroco recibió en la sacristía al menor del grupo de los videntes. El niño llegó sudoroso y con la respiración entrecortada: “Padre, Padre, la Virgen me ha dado un mensaje muy importante.”
El sacerdote le escuchó atentamente y cuando llegó la hora de iniciar el rosario, salió con el niño al presbiterio, y de rodillas junto al altar, el niño transmitió con infalible seguridad a aquellos pocos fieles, el importantísimo mensaje: “La Virgen me ha dicho que es urgente que recemos todos los días el Santo Rosario”. A partir de aquel momento y hasta el día de hoy la Iglesia se llena de fieles cumpliendo fielmente el encargo.
¿Qué había pasado? Creo que por ser tan sencilla la respuesta, no será considerada por los que necesitan garantizarlas con las únicas explicaciones de sus razonamientos. Tan sencilla explicación, como la intervención de una Madre, a la que creyeron, a las palabras de un niño inocente y a la aprobación por parte de la “jerarquía”, en aquel momento el párroco, de permitir “el rodaje de una escena” que era “políticamente incorrecta”, pero que para el sacerdote que creyó que por allí andaba silbando el Maestro, fuese la FE la que le diera las fuerzas para soltar el freno del silenciado pero obligado cumplimiento del “humano protocolo”.
Y hoy como aquel día en Getsemaní, la Virgen es la compañera inseparable e imprescindible para hacer el durísimo recorrido, en donde se ha dado cita para acompañar al Santo Padre Benedicto XVI en su despedida como Vicario de la Iglesia en su actual Pasión.
Madre preparada para acompañarnos hoy en nuestros corazones, hasta la media noche de nuestro sábado santo en el que se adornará su Hija, la Iglesia, con el traje tejido con lágrimas y sangre, durante dos mil años.
Pero antes la Iglesia tiene que llegar a las tres de la tarde de su Viernes Santo, y el Cielo, una vez más quiere confortar a los humildes, mostrando unos planes extraordinarios a través de un nuevo y sorprendente Papa, el Santo Padre Francisco, del que extractaré algunos interesantísimos párrafos que el Cielo ha querido mostrarnos antes de ser conocido su nombramiento.

El Papa Francisco


Antes de la renuncia de Benedicto XVI, se han dado a conocer unos mensajes de un alma escondida y que durante muchos años ha sido dirigida por un sacerdote a quien dejo que él mismo se presente:
Soy Monseñor John Esseff, Sacerdote diocesano de Scranton, Pensilvania, ordenado en 1953. En 1959, el Padre Pío llegó a ser mi director espiritual. Durante muchos años, fui el director espiritual de la Madre Teresa de Calcuta. Como un favor a ella, he viajado por todo el mundo, dando retiros a sus hermanas. Por encima de todo, tengo el privilegio de ser director espiritual de cientos de almas, en cada etapa de la vida espiritual. Algunos son principiantes, otros son avanzados y algunos son místicos.

Por muchos años he sido el director de un alma especial. Hace cinco años, Jesús y María comenzaron a hablarle a esta alma a través del don de locuciones. A partir del 10 de diciembre de 2010, comenzó una nueva etapa, concretamente algunas locuciones deben ser dichas al mundo entero. El comienzo de las locuciones es muy especial; se enfocan en la Visión de Fátima (publicada por el Vaticano, en Junio de 2000).


Mensajes, que después del nombramiento del nuevo Papa Francisco, podemos afirmar que son extraordinariamente alentadores y esclarecedores.
Seguidamente vamos a copiar algunos párrafos recibidos desde enero del 2013, año en el que se anuncia que no estará exento de peligros.
María (4 enero): Yo protegeré a Jerusalén. Cuánto sufrí allí, mirando a Mi Hijo Jesús derramar Su Sangre. Ambos pagamos el precio más alto para salvar a esta ciudad y redimir al mundo… 

…sólo las aguas vivas de Jerusalén pueden alcanzar al mundo entero.


María (5 enero): ¡Oh, Israel, la tierra de Mi Nacimiento, Yo vengo por ti! …

…Yo soy tu Madre y no puedes renunciar a la Mujer que te dio a luz. 
Tú no Me conoces pero un día Yo Me alegraré cuando proclames, ‘María es nuestra Madre’. Ése será tu día de fiesta.


Jesús (8 enero): ...Sí, dentro de ti, América, surgirá una nueva América, formada de acuerdo a las creencias religiosas que trajeron adelante a esta nación. Habrá dos Américas. Una América de oscuridad y una América de luz, tal como hay dos hijos de Abraham, uno nacido de la mujer esclava y el otro nacido de la mujer libre. Uno llegó por la naturaleza y otro por la promesa.
María: Yo hablo acerca de ti, Jerusalén, porque estás en Mi Corazón más que ninguna otra ciudad.
María (13 enero): El tiempo es muy corto. La oscuridad vendrá repentinamente... …Yo estoy apareciendo. Le estoy hablando a los videntes de Medjugorje. ¿Han leído Mis Mensajes?...
Jesús (16 enero): …Yo elevaré a un Papa que Le debe todo a Ella, incluyendo su subida al Papado. …

…Yo salvaré a Mi Papa de formas asombrosas hasta el mismo fin, cuando él dará su vida por su Reina Celestial.


Jesús (17 enero 2013): …Entonces, cuando Satanás ya no pueda aceptar más sus derrotas, él cometerá el gran error. Tal como él erró al clavarme en la cruz, así, él provocará la muerte de este Papa, un verdadero martirio que sacudirá al Cielo y a la Tierra (como lo fue Mi Muerte). En este instante, el verdadero Reinado de Mi Madre, como la Mujer Vestida de Sol, comenzará.
Jesús (19 febrero): Solamente el hombre justo sería paciente y fiel. Tal es el Papa Benedicto… …Ahora él ha completado el curso. Él es el puente entre dos grandes Papas. Él proporcionó el tiempo necesario de transición del uno al otro.
María: …El Papa a quien Yo sentaré en la Silla de Pedro será Mi señal para el mundo de que Yo he previsto todos estos acontecimientos y Me he preparado para ellos...
Jesús (20 febrero): …. Él lleva a Fátima en su corazón. Ése será su primer regalo. Él también lleva a Jerusalén en su corazón. Ése es su segundo regalo. Cuando él haya dado esos dos regalos a la Iglesia, su Papado habrá concluido…
María: …Yo estoy a punto de elevar a la Silla de Pedro al Papa de Fátima, el Papa que Consagrará a Rusia, pero que hará mucho más. Él impregnará a la Iglesia con la Devoción a Mí. Mi Nombre siempre estará en sus labios. Yo seré elevada como nunca antes en la historia de la Iglesia…
Jesús (23 febrero): La más alta Silla en el mundo pronto estará vacante. …Este alto cargo ha perdurado durante siglos y estará presente incluso cuando Yo regrese en gloria.
Jesús (24 febrero): Éste es el Cónclave de mayor oscuridad... …Los disturbios que seguirán serán los más grandes que haya visto el mundo…
Jesús (26 febrero): Porque Yo abro Mi Corazón a todas las naciones, a todas las culturas y a todos los pueblos, Yo elevaré un Papa para todas las naciones.
María: … He preparado a este Papa con la más grande de las Gracias... …. Con él, será la unción de Jerusalén, porque es ahí donde él irá y allí va a terminar sus días en el Papado.

…Levantará su voz como ningún otro Papa, porque el Espíritu del Señor estará sobre él. Cuando los años de su corto Papado se hayan completado, las semillas de la nueva vida se sembrarán. Su Papado preparará a la Iglesia para todo los que seguirán en este tercer milenio.


Jesús (27 febrero): …La necesidad de Mi Palabra profética es demasiado urgente. Ya no puedo tan sólo enviar mensajeros. Tengo que enviar un Papa que sea él mismo el mensajero. A él le hablaré directamente, de corazón a corazón, incluso cara a cara.
María: … Sepan que estoy elevando mucho más que un Papa. Estoy levantando un profeta para las naciones.
Jesús (2 marzo): …Yo quiero una clase de Papa —un Papa cuyo corazón arda con el Mío, cuya sabiduría venga del Espíritu Santo, y cuyo Papado siga Mi dirección.
María: … La Consagración de Rusia debe ser el primer sueño del Papa…
Jesús (4 marzo 2013): …Al futuro Papa Yo también lo he preparado, sumergiéndolo en muchas clases de experiencias pastorales y conduciéndolo a buscar en todo la acción de Dios.

… Durante muchos, muchos años Yo he estado hablando a su corazón. …Habrá nuevos tesoros y nuevas directrices, todas dadas rápidamente en el corto período de tiempo que marcará este Papado.


María: … Inmediatamente, su Papado será sumergido en la mayor oscuridad… …este nuevo Papa es como un niño pequeño que sólo conoce la Voz de su Madre.
Jesús (5 marzo): … Yo daré a la Iglesia más que un nuevo Papa. Éste es el momento de una acción extraordinaria de Mi Espíritu…
Estos mensajes, como ya indicamos fueron dados antes de conocer el nombramiento del papa Francisco. Y cada día que pasa nos va dejando la necesidad de levantar los ojos al cielo y decir: Dios mío, gracias por el pastor que nos has dado. El pastor que nos acompañará con su cruz, hasta el Calvario, para unir su sangre con la de Nuestro Señor hace dos mil años y dar comienzo al triunfo del Inmaculado Corazón de María.


Triunfo preparado en el corazón de los apóstoles de los últimos tiempos, y que no es improbable que para recorrer el camino más doloroso que falta hasta el Domingo Pascual de la Iglesia, vaya acompañado del favor eucarístico en un resto que bien pudiera iniciarse con el anunciado milagro a las niñas en Garabandal y posteriormente en Medjujorge, y en tantos otros sitios de presuntas apariciones.


Pero antes de llegar a las tres de la tarde del Viernes Santo de la Iglesia, quiero resaltar el siguiente párrafo, que corresponde asimismo al conjunto de los aludidos mensajes:
Ahora, Yo debo traer a otro Papa a la Silla de Pedro. Él tendrá una meta diferente, una que Benedicto realmente comparte y cree profundamente en ella. Así como Yo coloqué una gran luz de conocimiento en Benedicto, así también Yo he colocado la gran Luz de Mi Madre en el nuevo Papa. Su corazón está lleno de María. Él vive en Ella y, literalmente, respira en Ella. Su Nombre siempre está en sus labios. Ella es la única que lo ha preparado y escogido desde el comienzo. Como Benedicto, él traerá a la Silla de Pedro exactamente lo que Yo he colocado en su corazón. Él no se verá a sí mismo trayendo sus propios talentos. Él sabe que son muy pocos. Él lleva a Fátima en su corazón. Ése será su primer regalo. Él también lleva a Jerusalén en su corazón. Ése es su segundo regalo. Cuando él haya dado esos dos regalos a la Iglesia, su Papado habrá concluido, tal como el de Benedicto ahora ha terminado.
No, no me resulta aventurar nada nuevo, por parecerme tan claro el contenido de los regalos, si digo sencillamente que se trata de la conversión de islamistas y judíos, reunidos en la familia que desde un principio formaron con Abrahán como único padre.
Fátima, con resonancias tan claras para el Islam, y Jerusalén, donde se unirá la sangre derramada en la Pasión de la Cabeza, con la de su Cuerpo Místico: su Iglesia. 

Familia formada ya por la vuelta a casa de todos los hijos de María, para dar comienzo una gran fiesta: la del Triunfo de su Corazón Inmaculado.


…Y para finalizar quiero recordar las resurrecciones que a la muerte de Nuestro Redentor, se produjeron en Jerusalén, llenando de espanto a los que no creían en Él.
…Eran ya las tres de la tarde.
Mayo, 2013

andrés de María